Productos seleccionados
×

Ir a detalles
Referencia

Mi cuenta

×

Directiva RoHS

Porque nos preocupa

Directiva RoHS 2011/65/EU
Es la regulación europea para la restricción de sustancias peligrosas (RoHS) en equipos eléctricos y electrónicos, que derogada la directiva 2002/95/EC. Comúnmente conocida como la directiva sin plomo, RoHS tiene un objetivo muy simple,  restringir el uso de las siguientes seis sustancias peligrosas:

  • Plomo: 1000 ppm o menos
  • Mercurio: 1000 ppm o menos 
  • Cadmio: 100 ppm o menos
  • Cromo hexavalente: 1000 ppm o menos
  • Bifenilos polibromados (PBB): 1000 ppm o menos
  • Éter de difenilo polibromados (PBDEs): 1000 ppm o menos.

Desde la entrada en vigor de la directiva RoHS en 2006, en SMC trabajamos de manera activa en adaptar nuestros productos a la directiva RoHS. Comprueba el siguiente listado SMC conformes a la directiva RoHS.

 

Productos que cumplen la directiva RoHS

Los productos que cumplen la directiva RoHS se identifican por la marca RoHS o G en el catálogo o en las etiquetas del producto o del embalaje.

 

                                

 

  • Los productos con la marca CE cumplen la directiva RoHS. Consulta todos los productos con marca CE y sus certificados aquí.
  • En el caso de los productos que no contengan componentes eléctricos y/o electrónicos, SMC expedirá previa solicitud una Garantía de no uso.
 

Aplicaciones/Materiales no utilizados en productos SMC:

  • Componentes eléctricos y electrónicos que contengan plomo en piezas de vidrio o cerámica
  • Plomo como elemento de aleación en el acero para mecanizado
  • Aleación de cobre
  • Plomo como elemento de aleación en el aluminio
  • Plomo en la soldadura de alto punto de fusión
  • Plomo en cojinetes y pistones para compresores que contengan refrigerante que se utilicen en aplicaciones HVACR
  • Cadmio y sus compuestos en contactos eléctricos
 

En SMC nos comprometemos con el medio ambiente:

La misión de SMC reconoce que la conservación de la tierra es uno de los retos más importantes a los que se enfrentan los seres humanos y su contribución es desarrollar y ofrecer productos respetuosos con el medio ambiente.

Este compromiso se traduce en los siguientes siete principios:

  • Reducir los componentes perjudiciales para el medio ambiente
  • Disminución de ruidos, vibraciones y olores
  • Centrarnos en Productos con alta eficiencia energética
  • Conservación de los recursos naturales
  • Reducir el transporte y el embalaje
  • Gestión de residuos
  • Divulgación de actividades verdes..
 

La información anterior es nuestra interpretación basada en la reglamentación local actualizada a agosto de 2017.

Los clientes que adquieran productos de SMC para uso en equipos que cumplan la directiva RoHS deberán consultar la Directiva para comprender sus obligaciones legales.