Productos seleccionados
×

Ir a detalles
Referencia

Mi cuenta

×

Directiva RoHS

Porque nos preocupa

Directiva RoHS 2011/65/UE
Es la regulación europea para la restricción de ciertas sustancias peligrosas (RoHS) en aparatos eléctricos y electrónicos.

RoHS tiene un objetivo bastante sencillo: restringir el uso de las siguientes diez sustancias peligrosas, así como los valores máximos de concentración tolerables en peso en materiales homogéneos:

Plomo (0,1 %)
Mercurio (0,1 %)
Cadmio (0,01 %)
Cromo hexavalente (0,1 %)
Bifenilos polibromados (PBB) (0,1 %)
Éteres difenílicos polibromados (PBDE) (0,1 %)
Ftalato de bis(2-etilhexilo) (DEHP) (0,1 %)
Butilbencilftalato (BBP) (0,1 %)
Ftalato de dibutilo (DBP) (0,1 %)
Diisobutilftalato (DIBP) (0,1 %)

Productos que cumplen la directiva RoHS


Los productos que cumplen la directiva RoHS se identifican por la marca [G] o [H] en el catálogo o en las etiquetas del producto o del embalaje.

 

Categorías de aparatos eléctricos y electrónicos cubiertos por la Directiva RoHS

1.    Grandes electrodomésticos.

2.    Pequeños electrodomésticos.

3.    Equipos de informática y telecomunicaciones.

4.    Equipos de consumo.

5.    Equipos de iluminación.

6.    Herramientas eléctricas y electrónicas.

7.    Juguetes, equipos de ocio y deporte.

8.    Dispositivos médicos.

9.    Instrumentos de vigilancia y control, incluidos los instrumentos de vigilancia y control industrial.

10.    Distribuidores automáticos.

11.    Otros AEE no incluidos en ninguna de las categorías anteriores.

Los productos SMC se encuentran en las categorías 9 y 11.

 

Aplicaciones/Materiales no utilizados en productos SMC

6(a): El plomo como elemento de aleación en el acero para fines de mecanizado y en el acero galvanizado que contenga hasta un 0,35 % de plomo en peso

6(a)-I: El plomo como elemento de aleación en el acero para fines de mecanizado que contenga hasta un 0,35 % de plomo en peso y en los componentes de acero galvanizado en caliente por lotes que contengan hasta un 0,2 % de plomo en peso

6(b): El plomo como elemento de aleación en el aluminio que contenga hasta un 0,4 % de plomo en peso

6(b)-I: El plomo como elemento de aleación en el aluminio que contenga hasta un 0,4 % de plomo en peso, siempre que proceda del reciclado de chatarra de aluminio con plomo

6(b)-II: Plomo como elemento de aleación en el aluminio para fines de mecanizado con un contenido de plomo de hasta el 0,4 % en peso

6(c): Aleación de cobre con un contenido de plomo de hasta el 4 % en peso

7(a): Plomo en soldaduras del tipo de alta temperatura de fusión (es decir, aleaciones a base de plomo que contengan el 85 % en peso o más de plomo)

7(b): Plomo en soldaduras para servidores, sistemas de almacenamiento y matrices de almacenamiento, equipos de infraestructura de red para conmutación, señalización, transmisión y gestión de redes para telecomunicaciones

7(c)-I: Componentes eléctricos y electrónicos que contengan plomo en un vidrio o cerámica que no sea cerámica dieléctrica en condensadores, por ejemplo, dispositivos piezoeléctricos, o en un compuesto de matriz de vidrio o cerámica

7(c)-II: Plomo en cerámica dieléctrica en condensadores para una tensión nominal de 125 V CA o 250 V CC o superior

8(b): Cadmio y sus compuestos en contactos eléctricos

8(b)-I: Cadmio y sus compuestos en contactos eléctricos utilizados en:
    - disyuntores,
    - controles de detección térmica,
    - protectores térmicos de motores (excluyendo los protectores térmicos herméticos de motores),
    - Interruptores de CA con capacidad de:
    - 6 A y más a 250 V AC y más, o
    - 12 A y más a 125 V AC y más,
    - interruptores de CC de 20 A y más a 18 V de CC y más, e
    - interruptores para uso con una frecuencia de alimentación de tensión ≥ 200 Hz.
 

En SMC nos comprometemos con el medio ambiente:

La misión de SMC reconoce que la conservación de la tierra es uno de los retos más importantes a los que se enfrentan los seres humanos y su contribución es desarrollar y ofrecer productos respetuosos con el medio ambiente.

Este compromiso se traduce en los siguientes siete principios:

•    Reducir los componentes perjudiciales para el medio ambiente
•    Disminución de ruidos, vibraciones y olores
•    Centrarnos en productos con alta eficiencia energética 
•    Conservación de los recursos naturales
•    Reducir el transporte y el embalaje
•    Gestión de residuos
•    Divulgación de información sobre actividades verdes


La información anterior es nuestra interpretación basada en la reglamentación local actualizada a enero de 2021.
Los clientes que adquieran productos de SMC para uso en equipos que cumplan la directiva RoHS deberán consultar la Directiva para comprender sus obligaciones legales.